domingo, 25 de mayo de 2008

Yo sé...




Yo sé que el sol se recoge

escondiéndome tu rostro.

Y que la medialuna

mediadormida

mediasoñada

adormece mis versos negros

alguna madrugada.



Y sé que Vallejo venció la batalla

y se quedó con infinitos heraldos

y todas las tristezas

ahorcadas en otoños.



Yo sé que el barco naufraga

cuando el rumbo lo marcan las hojas heridas

de un árbol lejano.

Y sé que el canto fluye del más hondo desengaño.

Y que la palma del mendigo florece cuando se extiende

y roza tu mano.

Y que toda noche termina aunque se beba a sorbitos.



Yo sé que la vida es luz.

Y la sonrisa del dolor un misterio.

Y ningún soneto resucitó al amor de Gabriela.

Y que Borges veía y Van Gogh escuchaba los mismos sortilegios.



Yo sé que estoy viva.

Llena de semillas

Cerealesy hierbas

desde que te amo.
Marga
(09-2006)

2 comentarios:

Albatros dijo...

Estás viva desde el primer sorbo de aire que bebiste, porque en ti el aire es poesía, la respiras y la compartes... y produces envidia.

Un besazo,
P.

(Aquí estoy, o lo intento, al menos)

Albatros dijo...

Escribe Marga, no dejes que muera este blog.

Un besazo,
P.