miércoles, 10 de marzo de 2010

Me gusta mi muñeca indígena de
Querétaro...
Es extraño, a mi edad y ha sido hermoso tenerla a mi lado...
ancestrales manos de mujeres, hierbas, raíces de colores, laten en su corazón de trapo.

Marga

2 comentarios:

Caminante dijo...

Siempre es hermoso llevar contigo aquello que es capaz de recordarte la sencillez, lo que de verdad es esencial.

Besos.

Margar dijo...

Es hermosa, Paco. Y contiene una historia de amor.
Abrazos